Psicólogo Madrid

es parte de PAIDEIA

comunicación Tag

Comunica bien tus deseos, pensamientos y emociones eligiendo las palabras adecuadas, pero además valorando previamente si el contenido es el adecuado y lograrás generar empatía en tus relaciones. Es bueno echar una mirada atrás y ver de dónde venimos, más que nada por dónde estamos llegando o a dónde hemos llegado gracias a la comunicación de baja calidad a la que nos estamos habituando a pequeña y a gran escala. Después de la ultima saturación mediática que hemos vivido con las elecciones, los dimes y los diretes que han salpimentado periódicos, telediarios, foros, entrevistas y debates, reflexiono y me doy cuenta que no es más que un ejemplo a gran escala, por el alcance de la difusión que alcanzada, que pone en evidencia lo que nos encanta hablar a voz en grito o entre susurros sobre la vida ajena sin reflexionar sobre las repercusiones, generalmente negativas, que tiene o pueden llegar a tener ciertos comentarios. Hablar es uno de las facultades más relevantes que tiene el ser humano, y que lo diferencia de las otras especies. El habla ha convertido al ser humano en lo que es hoy: la especie dominante del planeta. Hablamos para comunicarnos, para transmitir al otro información sobre nuestras experiencias, emociones y situaciones. Pero comunicar no se trata de emitir palabras aisladas, como si estuviéramos leyendo un diccionario, sino que transmitimos frases que además cargamos de emotividad y contenido psicológico, y que transmitimos a otro, que a su vez traduce y dota de contenido propio que puede o no coincidir...

¿Quién no ha sentido alguna vez que no se entendía bien con su pareja? ¿Y qué nuestra pareja no nos escuchaba cuando le estábamos diciendo algo importante? Nuevamente estas situaciones me llevan a hablar sobre los problemas de comunicación en las parejas. Hoy quiero centrarme en la importancia de elegir el momento apropiado a la hora de hablar con nuestra pareja, tanto para temas positivos como para temas más conflictivos. Partamos de un ejemplo: María está preocupada por una discusión que ha tenido en el trabajo. En cuanto que llega a casa empieza a contarle a su marido lo sucedido, mientras que él en ese momento se encuentra atareado haciendo un arreglo en casa y no presta atención a lo que María le está contando. Entonces María se enfada y cree que a su marido no le importa cómo se siente ella ni le interesa lo que le tiene que contar. Esta situación finalmente deriva en una pelea, lo que supone un problema de pareja. [embed]https://www.flickr.com/photos/tonozac/8449833480[/embed]
En estos días el WhatsApp está envuelto en polémica por los dos ticks azules, hay a quien le parece buena idea, otros los ven como una pérdida de privacidad y a otros simplemente no les importa. Hoy escribo sobre el WhatsApp no tanto por esta polémica, sino más bien por los problemas de comunicación que puede generar utilizar este tipo de servicio de mensajería instantánea.
el problema viene cuando no somos conscientes de que el lenguaje escrito tiene sus limitaciones y con él nos faltan elementos de la comunicación que si no aclaramos pueden generar malentendidos
En primer lugar me gustaría dejar claro que el WhatsApp puede ser una herramienta muy útil en nuestras relaciones sociales ya que es una vía asequible y práctica para estar conectados con los demás. No sólo podemos mandar mensajes escritos, sino también compartir fotos de momentos especiales, enlaces interesantes, etc. Con lo cual el WhatsApp bien utilizado tiene su parte positiva. [embed]https://www.flickr.com/photos/_fxw/10783156626[/embed]
Volvemos a hablar sobre la comunicación en la pareja para proponeros un ejercicio que esperamos os sea útil en vuestra vida diaria… ¡ponedlo en práctica y veréis cómo seguramente mejorarán vuestras relaciones de pareja! Empecemos por el principio, ¿qué son los mensajes Yo? Son un tipo de mensaje que nos ayuda a expresar cómo nos sentimos ante algo que hace nuestra pareja y qué nos gustaría que cambiara respecto a esa situación. Nos ayudan a podernos expresar con claridad, en lugar de dar por supuesto que nuestra pareja entiende perfectamente nuestras necesidades y sentimientos. También son una buena alternativa a guardarnos nuestros sentimientos negativos hasta un punto en el que no aguantamos más y explotamos. El nombre de este tipo de mensajes nos indica que hablamos desde cómo nosotros (Yo) nos sentimos o deseamos, y qué es lo que nosotros (Yo) queremos. Es decir, que hablamos desde el “Yo”, esto facilita que el otro entienda cuáles son nuestras verdaderas necesidades y qué cambios desearíamos que hiciera. [embed]https://www.flickr.com/photos/tonozac/13633010495[/embed]

[iconbox title="OBJETIVOS" icon="alacarte.png"]
  • Ser conscientes de cómo nos comunicamos en múltiples niveles (verbal y no verbal) para saber qué podemos hacer para mejorar la comunicación.

  • Conocimiento de técnicas de comunicación que favorecen las relaciones interpersonales.

  • Ejercitación de actitudes que proporcionan relaciones más satisfactorias.

[/iconbox]