Psicología en Madrid

es parte de PAIDEIA

A través de distintas herramientas terapéuticas te ayudamos a ser feliz y liberarte de los efectos de estrés, ansiedad o depresión

PSICOLOGÍA Y TERAPIA EN MADRID

Cada persona es diferente. Por eso te ofrecemos distintos profesionales, formas de trabajo, especialidades y enfoques. Seguro que tenemos lo que buscas. Pregúntanos.

COACHING PERSONAL EN MADRID

El coaching es una forma diferente de trabajar sobre uno mismo y desarrollarse personalmente. Un coach hace equipo contigo para perfilar y alcanzar tus propias metas y objetivos.

COACHING PROFESIONAL EN MADRID

Te ayudamos a hacer realidad tu proyecto, encontrar el trabajo de tu vida, o afrontar mejor el que ya tienes. A tu ritmo, y en menos sesiones de las que imaginas.

PSICÓLOGOS COORDINADORES

Psicólogos en Madrid

Psicólogo en Madrid

Psicólogos con más de 10 años de experiencia
Psicóloga Andrea Navarrete

Andrea Navarrete

Psicóloga clínica, coach, orientadora, especialista en EMDR
Psicólogo Iñaki López

Iñaki López

Psicólogo sanitario, psicoterapeuta y terapeuta grupal
Psicóloga Ainara Calahorra

Ainara Calahorra

Neuropsicóloga e investigadora, psicoterapeuta
Estamos en la calle Viriato 35, en el centro de Madrid

Si buscas psicólogo en Madrid y aún tienes dudas

Aquí encontrarás respuestas a las preguntas más habituales

¿En qué consiste una terapia con un psicólogo?

Muchas veces la terapia consiste en buscar en compañía de alguien formado, las respuestas y las claves que se encuentran en uno mismo.

No hace falta estar diagnosticado de una depresión o tener problemas de ansiedad para acudir a un psicólogo. Igual que no esperamos a quedarnos sin dientes para ir al dentista.

El humor, la alegría, las ganas de hacer cosas, la estima que nos tenemos, nuestra capacidad de amar y perdonar, ser capaces de ponernos en el lugar del otro, con compasión, y sin dejar de defender lo propio… son cosas que merece la pena cuidar y cultivar.

¿Cuánto cuesta?

Nuestra primera consulta es siempre gratuita. Tiene una duración de entre 30 y 60 minutos. A partir de ahí, son 60€ por sesiones de aproximadamente una hora.

La frecuencia ideal es una vez por semana, sobre todo al principio. Poco a poco, a medida que se van haciendo progresos,  pueden irse espaciando las sesiones a una frecuencia cada 10 o 15 días, o al final de la terapia, una vez al mes.

¿Cuánto dura?

Ofrecemos diferentes modalidades de psicoterapia, de mayor y menor duración, y más o menos focalizadas en aspectos concretos. Por lo general una terapia breve puede durar de 3 a 6 meses, mientras que una terapia más larga, más profunda, puede durar de 6 a 18 meses.

¿Es suficiente con la medicación en mi caso?

Todo padecimiento físico lleva aparejado un sufrimiento a nivel psicológico que no puede paliarse permanentemente por medios orgánicos (salvo la sedación farmacológica en ciertos casos) por lo que es aconsejable acompañar los tratamientos farmacológicos con una psicoterapia de apoyo.

Me da miedo parecer débil

La fortaleza interior es uno de los grandes dinamizadores de una terapia. La valentía para afrontar tus miedos también.

¿Y si cambio demasiado mi manera de ser?

Las personas que acuden a terapia buscan un cambio que muchas veces no saben precisar y a veces buscan a alguien que desde fuera les guíe, les dé respuestas o una forma de ser más feliz en sus vidas. La forma de resolver estas cuestiones está en cada uno de nosotros, y por lo tanto, el cambio eficaz surge de cada uno, no de alguien que te dice cómo ser.

Además en terapia sólo se abordan los temas que la persona quiera tratar y de la manera que quiera tratarlos.

¿No debería superar yo mis propios problemas?

Las personas que acuden a terapia buscan un cambio que muchas veces no saben precisar y a veces buscan a alguien que desde fuera les guíe, les dé respuestas o una forma de ser más feliz en sus vidas. La forma de resolver estas cuestiones está en cada uno de nosotros, y por lo tanto, el cambio eficaz surge de cada uno, no de alguien que te dice cómo ser.

Además en terapia sólo se abordan los temas que la persona quiera tratar y de la manera que quiera tratarlos.

¿Por qué me asusta tanto ir al psicólogo?

En nuestra sociedad estamos muy poco acostumbrados a pensar o hablar de nuestros sentimientos. Sentir miedo o algo de vergüenza es normal, puede resultar difícil en los primeros momentos de una terapia confiar en un completo desconocido. Es algo que además a veces requiere valentía.

Por un lado puedes tener la completa certeza de nuestra profesionalidad y de que el principio de confidencialidad te asiste en todo momento. Y por otro, nos consultan personas por tal variedad de temas y situaciones, que estamos acostumbrados a hacer lo que hacemos.

¿Psicólogo o psiquiatra?

El psiquiatra es médico y  por lo tanto su enfoque de partida es más bien organicista, es decir se centra en el aspecto principalmente físico, concretamente en el cerebro, y en sus tratamientos es común la preescripción de psicofármacos. Los psiquiatras con los que colaboramos también hacen uso de la psicoterapia como herramienta terapéutica.

Los psicólogos tenemos un enfoque de trabajo más centrado en la subjetividad de la persona y en los mecanismos psicológicos de la misma, sin olvidarnos de la relación entre cuerpo y mente. Nuestra intervención se centra en promover que la persona se conozca mejor a sí misma, entendiendo porqué tiene un determinado malestar y ayundándola a que lo afronte. No hay que olvidar que en ocasiones es necesario combinar la intervención del psiquiatra con la del psicólogo, para que se aborden de manera coordinada los tratamientos farmacológico y psicológico. Encontrarás más información en nuestro artículo sobre los diferentes profesionales que confluyen en el campo del bienestar mental y emocional (incluida la figura del coach).

¿Es necesario indagar mucho en el pasado?

Este es un mito heredado de las concepciones psicoanalíticas originales, sobre el indagar hacia el pasado, a la escena en la que sucedió el evento traumático inicial para, a través de una rememoración y catarsis, liberar toda la carga emocional que en su momento no se pudo liberar. De esta forma se conseguía reducir la fuerza de los síntomas asociados en el presente. Hacer consciente lo inconsciente y la catarsis siguen formando parte de las herramientas de una terapia, pero no siempre es necesario revivir el pasado para mejorar el presente.

A veces, indudablemente sí será necesario, pero sólo porque nos permite conocer mejor el presente.

¿Los que acuden al psicólogo son enfermos mentales?

Hay una enorme variedad de posibilidades para que una persona acuda a terapia, y no en todos los casos, afortunadamente, se puede hablar de enfermedad propiamente.

Nosotros atendemos a personas en situaciones difíciles. Las llamadas  enfermedades mentales son etiquetas que a veces dificultan ver a la persona que está detrás. También muchas veces una consideración demasiado estricta del diagnóstico y tratamiento de ciertas patologías, junto con la escasez de recursos asistenciales, aumentan las dificultades tanto de la persona como su entorno (pareja, familiares, amigos, compañeros).

Tratamos de no estigmatizar a las personas. La mayoría de las enfermedades mentales son etiquetas consensuadas, con una persona que sufre detrás.

¿y si el problema no lo tengo yo?

Tanto si alguien sufre en su lugar de trabajo, como si algún amigo o familiar tiene una adicción, las consecuencias las sufre todo su entorno, lo cual obliga a veces a posicionarnos, con mayor o menor fortuna, ante estas situaciones. En ocasiones vale la pena poder contar con apoyo y asesoramiento y explorar también nuestro grado de implicación en el problema.

No tengo casi dinero, ¿qué puedo hacer?

Cada vez hay más personas en situaciones de dificultad económica. Lamentablemente los servicios de sanidad estatal están además muy saturados y los dispositivos de atención son escasos. En PAIDEIA queremos ayudar a corregir estas situaciones ayudando a quienes no pueden costearse una psicoterapia.

Ofrecemos psicoterapia de grupo, programas de atención a colectivos especiales (como parados de alta duración), psicoterapia breve focalizada, coaching personal, frecuencias quincenales y mensuales.

Pregúntanos si quieres. No somos una ONG pero tenemos una cuota social de pacientes para seguir conectados con nuestra labor más allá del rédito económico.

¿Es realmente tan grave lo que tengo?

Algunas personas tienen la idea de que al psicólogo sólo se acude en situaciones muy críticas o graves. Seguramente sea una idea apoyada en el prejuicio de que al psicólogo sólo van locos, y para nada es el caso. Hace tiempo que en psicología y psicoterapia nos hacemos cargo de muy diferentes tipos de casos, problemáticas y dificultades. Por ejemplo no es lo mismo llevar varios años sufriendo un problema psicológico como pueden ser los problemas de estrés o ansiedad, que habitualmente sólo se medican, que abordarlo en los primeros meses y con recursos al alcance de cualquier persona. Como en la medicina convencional, la mayor parte de problemas pueden resolverse con mejores resultados si se actúa pronto. Además, desde enfoques como el coaching o la psicología positiva partimos de un modelo que trata de enseñar o fomentar actitudes positivas y saludables, o sencillamente un mejor conocimiento de nosotros mismos. Enseñamos así por ejemplo técnicas de relajación, organización o de manejo del tiempo, ayudamos a superar bloqueos…

No hace falta estar diagnosticado de una depresión para acudir a terapia. Igual que no esperamos a quedarnos sin dientes para ir al dentista. El humor, la alegría, las ganas de hacer cosas, la estima que nos tenemos, la imagen que tenemos de nosotros mismos, nuestra capacidad de amar y perdonar, o ser capaces de ponernos en el lugar del otro, (y sin dejar de defender lo propio), son cosas que merece la pena cuidar y cultivar.

Llámanos o escríbenos
+34 637 455 833

LO QUE HAN DICHO DE NOSOTROS: