Psicólogo Madrid

es parte de PAIDEIA

Para pacientes

Lo que primero tenemos que decir es que: un introvertido no tiene por qué ser una persona tímida. La timidez tiene elementos de ansiedad y nerviosismo, y aunque el introvertido también puede ser tímido, estaríamos más bien una persona tranquila.Un introvertido es una persona interesada en la introspección y en su mundo interior. Nada que ver con aquellos que se sientan en una esquina a juguetear con su móvil, o tratan de pasar desapercibidos a toda costa.La introversión  es una cuestión de energía. El introvertido se siente pletórico, lleno de energía cuando está solo, pero cuando está en compañía, aunque sea de buenos y queridos amigos, esa energía comienza a disminuir.Detectar a un introvertido no es fácil, pues no se trata de poseer o no habilidades sociales, que las tienen, sino de cómo se relacionan. Por ejemplo en una charla nunca hablarán de trivialidades, sino más bien hablarán sobre ideas y conceptos. Pero esa charla, acabará costándoles una pérdida de energía que solo lograrán reponer explorando sus pensamientos y su mundo interior a solas.Por eso, que un introvertido quiera estar solo, no es un síntoma de depresión, sino una necesidad, a no ser que esa soledad venga asociada a sentimientos egodistónicos, es decir, que la persona no quiera ser así. De ser así, te recomendamos solicitar una cita con uno de nuestros psicólogos, porque aunque se trata de un rasgo estable de personalidad, hay determinadas estrategias o herramientas que se pueden aprender para reducir considerablemente estos sentimientos negativos, o cómo...

Todos y todas tenemos de vez en cuando la necesidad de relajarnos pero no siempre encontramos tiempo para hacerlo. Hoy os propongo un sencillo ejercicio de mindfulness con el que podréis relajaros en 15 minutos.He llamado a este ejercicio Paseo Consciente, ya que combina un hecho tan sencillo como pasear con el mindfulness.Antes de desarrollar el ejercicio quiero detenerme a enumerar varios de los múltiples beneficios que tiene pasear tanto para nuestro cuerpo como para nuestra mente. Y lo mejor es que es un tipo de ejercicio asequible y fácil de hacer. La mayor parte de nosotros tenemos posibilidad de dar un paseo en nuestro día a día....

Como ya vimos, construir una relación afectiva con una persona altamente sensible no es tarea fácil, porque para el individuo PAS la vida no es fácil, y el entorno es una permanente fuente de agresión, pero también vimos que hay formas de gestionarlo y de convivir con ello.Convivir con una PAS pasa por diferentes etapas: niñez, adolescencia y madurez, y en cada una de ella encontramos rasgos muy marcados y distintos.El niño PAS suele ser un niño imaginativo y creativo, capaz de construir un sólido muro de fantasía a su alrededor que le protege de una realizad hiriente que le produce miedo, angustia, estrés y tensión. Pero en la adolescencia la imaginación deja paso  al profundo y rotundo sentimiento de incomprensión elevado al cubo, y que va mucho mas allá del sentimiento de incomprensión de todo adolescente. En la madurez, como ya vimos, las relaciones de pareja no son fáciles. La inseguridad y los celos se convierten en una emoción permanente, no hay límites, y si los hay se transgreden constantemente. La frustración y la desilusión se instalan en la relación y en muchas ocasiones, ese cuadro de insatisfacción se intensifica de tal modo que se transforma en otro puramente físico con dolores agudos, taquicardias...

Como ya dijimos en nuestro anterior post, las personas víricas son aquellas que van inoculando como un virus sus estados negativos a los que le rodean.Como no todas las personas víricas o tóxicas actúan de la misma manera, aquí os dejamos una breve descripción de los tipos mas “básicos” de personas víricas....

Todos en más de una ocasión nos hemos sentido cansados, incluso, derrotados después de mantener una conversación con ciertas personas, y no por el contenido de la misma, si no por el mero hecho de haberla mantenido. Hemos sentido como nuestro estado de ánimo cambiaba radicalmente tras el encuentro con ciertas personas, de estar alegres, pletóricos y llenos de energía, pasamos a sentirnos tristes y pesimistas sin mayor motivo aparente que haber tenido un encuentro con una persona víricas.Las personas víricas , también conocidas como vampiros emocionales o personas tóxicas, son aquellas que contagian como un virus sus estados emocionales negativos a los que le rodean. De esta forma, el miedo, la ira, la envidia o la tristeza es inoculada en nuestro estado de ánimo simplemente por el contacto con estas personas.Cuantas veces no nos hemos hecho la pregunta ¿pero qué necesidad tengo de estar escuchando esto?  cuando hablamos con aquellas personas de nuestro entorno que siempre están instaladas en la queja, el conflicto o la rabia. Si bien esto es cierto,  también lo es que debemos  ser conscientes de que no solo el otro mantiene una actitud tóxica, si no que todos en algún momento hemos sido personas tóxicas transmitiendo lo que vulgarmente se conoce como "mal rollo" a los otros.Hay individuos que por sus características personales como la envidia, el mal genio, el egoísmo, la falta de tacto o simplemente la estupidez tienen una mayor propensión a mantener estos estados y a propagar el contagio. La suerte, es...

La ansiedad es uno de los problemas más habituales  de la sociedad contemporánea, y que mas presencia está teniendo en las consultas de psicología. El ritmo de vida, la competitividad, la auto exigencia…. nos sitúan en un estado de alerta que a veces, puede transformarse en constante.La ansiedad patológica es un trastorno que cada día se generaliza más,  y afecta tanto a hombres como mujeres, adolescentes y niños y que abarca tanto el aspecto psicológico como el físico.La ansiedad es una respuesta emocional que genera el propio organismo y que nos avisa de un posible riesgo o una posible carencia. Esta respuesta emocional común a todos los individuos deja de cumplir su función de “avisador” ante el posible riesgo cuando el estado de alerta es permanente o se produce de forma indiscriminada ante cualquier situación, pudiendo derivar en ataques de pánico, arritmias cardíacas, ataques de ansiedad. Por ello es importante averiguar en qué nivel se está con respecto a los problemas de ansiedad.5 Claves para saber si sufres de ansiedad1- ¿Estás demasiado irritable últimamente? La irritabilidad es uno de los síntomas más comunes de los trastornos de ansiedad. La irritabilidad nos genera un estado de enfado casi continuo, y que se origina por casi cualquier cosa.2- ¿Te resultada imposible relajarte últimamente? La tensión es otro de los síntomas más comunes de la ansiedad. El cuerpo está sobre-excitado, la percepción va in crescendo constantemente. Por ende, es probable que cuando sufras trastornos de ansiedad también padezcas de insomnio o estés demasiado alterado.3- ¿Presentas...