Discapacidad

La Fundación John Templeton fue creada en 1987 por el ya fallecido inversor y filántropo Sir John Templeton, y premia cada año con un millón de libras esterlinas aquellas personas que de alguna forma hayan contribuido al progreso de la humanidad. Los premiados, muchos. La primera la madre Teresa de Calcuta misionera también galardonada con el premio Nobel de la Paz, luego siguieron, entre otros, Nikkyo Niwano fundador del movimiento budista japonés Rissho Kosei-Kai ; Dame Cicely Saunders enfermera y precursora de los cuidados paliativos en los enfermos terminales; Aleksandr Solzhenitsyn, premio Nobel de Literatura; el Dalai Lama, el biólogo Francisco Ayala, y un largo etcétera de filósofos, científicos y humanistas, unidos por lo que la Fundación Templeton denomina “las grandes cuestiones de la vida” y que son, nada más y nada menos, aquellas que abarcan desde la exploración de las leyes de la naturaleza y el universo, hasta la indagación acerca de la naturaleza del amor, la gratitud, el perdón y la creatividad. Aunque el buque insignia de la “casa” es el Templeton Prize, la Fundación también contribuye con becas y ayudas a proyectos mundiales de toda índole social y científica como por ejemplo, el Festival Mundial de Ciencia becado para el desarrollo de su programa de seminarios “Grandes Ideas”, en las que se incluían temas como la Nada - la sutil ciencia del vacío, el significado de ser Humano y la postulación de universos paralelos. El pasado día 15 de marzo el galardonado con tan prestigioso premio fue el  filósofo y ex...

La endometriosis es conocida como la enfermedad del silencio, a pesar de que la sufren más de 170 millones de mujeres en el mundo. Las que han decidido ponerse delante de la cámara en este documental cuentan la historia  común de sus vidas, ligada a la enfermedad, al sufrimiento y a la incomprensión (y añadiríamos, en estos tiempos de recortes, a la indefensión y desatención médica). Una enfermedad desconocida durante décadas, invalidante como pocas, crónica y con unas devastadoras consecuencias en la fertilidad y vida de la mujer. El desconocimiento clínico y la escasez de recursos dirigidos a la investigación sobre las causas y el tratamiento no han sido prioritarios, a pesar de que el número de afectadas crece considerablemente. Sin duda una causa que debería unir a muchas mujeres y por algunas de las posibles causas, una cuestión de salud pública. El estilo de vida moderno, la vida en las metrópolis, el estrés y la ansiedad, el descenso de la natalidad o la contaminación ambiental que ha inundado de estrógenos casi todo son algunas de las causas que se barajan tras ésta incomprendida y desconocida dolencia...